Turismo Baza. Oficina de Turismo. Baza - Granada. Nº: OT/GR/00025

Vaya al Contenido

Menu Principal

Historia

La Ciudad

La comarca de Baza ha estado poblada por asentamientos permanentes desde el Paleolítico. En la Sierra de Baza hay constancia de actividad desde el Neolítico Antiguo, pero sus principales asentamientos se producen desde la Edad del Cobre (III milenio a.C.) y la del Bronce (II milenio a.C.) con las culturas de Los Millares y El Argar. La población argárica entró en contacto con las poblaciones del Mediterráneo oriental (fenicios y griegos) y de ahí resultó una nueva organización social, la cultura ibérica (siglos VI a II a.C.) de la que formaban parte, entre otros, los bastetanos. En la meseta de Cerro Cepero se localiza la ciudad fortificada de Basti, que cuenta con una secuencia de ocupación entre el siglo VII a.C. y la época romana. Junto a ella se encuentran las necrópolis de Cerro del Santuario, donde fue hallada la Dama de Baza en 1971 y la necrópolis de Cerro Largo en la que apareció la escultura funeraria del Guerrero de Baza en 1995.
Durante el periodo romano se instaló un núcleo de población sobre el emplazamiento actual de Baza. Junto a la ciudad y siguiendo prácticamente la actual A-92 discurría la Vía Augusta, que comunicaba el puerto de Cartago Nova (Cartagena) con las minas de Cástulo (Linares).
Fue en el 713 cuando Abd al-Aziz, primer emir de al-Andalus, ocupara pacíficamente la ciudad, pasando a denominarse Madinat Basta. Una parte de la población se convirtió al Islam y otra siguió conservando su cultura y religión bajo el estatus de mozárabes. Debido a su especial situación geográfica estuvo adscrita durante los siglos de dominación islámica a diversas provincias y reinos de taifas, hasta quedar vinculada definitivamente al ámbito granadino cuando tras la derrota de los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa (1212), el señor de Arjona (Ibn Al-Ahmar) conquistara Baza, Guadix y Jaén y se proclamara rey de Granada en 1238, constituyéndose el reino nazarí de Granada, el último musulmán de España.
El casco histórico de Baza conserva los elementos típicos de una ciudad hispano-musulmana: alcazaba, medina y arrabales. Su núcleo central fue la Almedina donde se localizaba la mezquita aljama y los principales edificios comerciales: el zoco, la alhóndiga, la alcaicería y las carnicerías. En torno a la muralla se disponían los arrabales que no contaban con murallas, pero la disposición de las casas y de las calles (intrincadas, estrechas y a menudo sin salida) creaban una defensa bastante efectiva. Los arrabales eran: el de Churra, el de Marzuela, al-Yadid, Cavacijar, Azoaica y el Rabal Hidar.
El asedio de Madinat Basta, fue una de las operaciones militares más importantes de la conquista de Granada. El 4 de diciembre de 1489 a la una del mediodía Baza era entregada a los Reyes Católicos, que ocuparon la alcazaba y celebraron una misa en la mezquita consagrada por el arzobispo de Toledo. La caida de Baza precipito la entrega pacífica de Almería, Guadix y Almuñécar, preludio de la rendición final de Granada tres años más tarde. Solo una minoría de mudéjares fue autorizada a instalarse en el barrio de San Juan, dando lugar a la llamada Morería. A comienzos del siglo XVI fueron obligados a bautizarse pasando a ser cristianos nuevos o moriscos.
En los años posteriores a la conquista se crearon las principales instituciones de la ciudad: la alcaidía y gobierno militar, que recaería en don Enrique Enríquez de Guzmán, mayordomo real y tío del rey Fernando, el concejo y las distintas fundaciones eclesiásticas: la abadía, las parroquias de Santa María, Santiago y San Juan, los conventos de San Francisco, San Jerónimo y Santa Isabel de los Ángeles y multitud de ermitas. La principal reforma urbana vendría debida a las consecuencias del terremoto que en 1531 asoló la ciudad. Pero gracias a las generosas ayudas de la Corona y de la Iglesia en a penas 10 años la ciudad se recuperó. En la arquitectura se produce una notable influencia levantina por la llegada de artistas de esta zona y por la intensificación de contactos económicos y sociales.
Guerra de la Independencia, desde 1810 a 1812 fue ocupada por las tropas francesas.
En el Trienio Liberal se debatió en las Cortes la posibilidad de que Baza fuera capital de provincia, a la postre obtendría esta condición Almería.
En la arquitectura se impone el estilo historicista, con fachadas regulares, profusión de miradores y balcones y decorativas molduras. En muchos casos no se trata de edificios nuevos sino que se realizaron sobre antiguas edificaciones que en su interior ocultaban afarjes con falsos techos o patios columnados, por lo que en buena medida Baza continúa siendo hoy día una ciudad morisca oculta tras fachadas decimonónicas.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal